Agapito Alfaro, maestro ejemplar de rufinistas y de Patarroyo

 l 15 Mayo se celebra el día del maestro y es la oportunidad para que los egresados del Colegio Rufino Cuervo de Chocontá en el año 1969, recordemos a Agapito Alfaro, nuestro maestro de biología y química y el mejor orientador y amigo que hayan tenido los alumnos del Rufino en muchos años.

No dudamos en reconocer a Alfaro, como al maestro que nos inculcó el amor por la química, el respeto a nuestros compañeros y el derecho a disentir con argumentos.

Alfaro duro varios años en Chocontá y murió en México actualizando conocimientos. Su origen costeño le dio alegría a una materia que hasta entonces era de difícil entendimiento, procuró y consiguió recursos para dotar el laboratorio en donde los amantes de la ciencia, pudimos hacer nuestros primeros experimentos y nuestras primeras marchas analíticas, que marcaron nuestro destino, al punto que varios terminaron estudiando carreras basadas en el conocimiento y desarrollo de la química y su aplicación para encontrar recursos naturales y transformarlos, para obtener sustancias, elementos o cosas de uso cotidiano.

Alfaro fue nuestro permanente amigo, nos inicio a formar como director de grupo en el año 1965 y continuo siéndolo hasta terminar en 1969. Con el recorrimos caminando y trotando la serranía del Choque, el camino al Boquerón hasta las piscinas termales, la Represa del Sisga por toda su periferia, el alto de la Cruz en Pueblo Viejo, el Alto del Aire. En nuestros recorridos recibimos la amabilidad del campesino de Los Andes, la intolerancia de los terratenientes del Sisga, la sabiduría del profesor y los consejos de un padre y un amigo, quien nos llego a conocer tanto y de manera individual sabia, de que éramos capaces cada uno.

Conocedor del potencial intelectual de sus engendros, no dudo en solicitar esfuerzos sobrehumanos a nuestros empobrecidos padres, para que no nos dejaran sin educación superior, educándoles de manera informal y haciéndoles ver, para que entendieran, el gran negocio que sería dar educación a sus vástagos y haciendo comparaciones financiaras, entre su actividad agrícola de pequeñas parcelas y una eventual, actividad intelectual de un buen profesional, demostrarles que era mucho mejor tener el capital almacenado en el cerebro, el cual no nos sería robado fácilmente y daría gran rentabilidad por muchos años, que la incertidumbre del negocio agrícola.. Hoy debemos reconocer que todo lo dicho por Alfaro, es una realidad y tenemos que lamentar no poder celebrarlo con él.

Alfaro con su ambiente costeño, nos enseño y nos hizo entender que el ser humano debe tener momentos de esparcimiento sano y vida social con las personas del sexo contrario, no permitidas para esa época en Chocontá; además le dio la oportunidad a los que no tenían plata de entrar gratis a las grandes fiestas con orquesta, que eran un acontecimiento extraordinario. No tolero la mediocridad, ni la mentira de nuestro grupo y diseño y realizó una excursión de fin de estudios con criterio social que permitió que todos los alumnos del grupo conocieran gran parte del país, bailaran vallenato uff! con Alfredo Gutiérrez y los Caporales del Magdalena, consiguieran novias costeñas y pereiranas y compraran artículos de contrabando en la Guajira y para descrestar a su familia y sus amigos y amigas de Chocontá.

Nos unimos, pues, a Manuel Elkin Patarroyo, para decir con él, de quien también fue su maestro, que Agapito Alfaro fue nuestro mejor maestro y que mucho de lo que somos se lo debemos a él.

Ex alumnos egresados del Colegio Rufino Cuervo de Chocontá, promoción 1969

3 respuestas a Agapito Alfaro, maestro ejemplar de rufinistas y de Patarroyo

  1. Carlos Navarrete dice:

    Buen articulo, fue un maestro ejemplar como dice el titulo, educador de vocacion, buena esa señores de Voces Regionales, nos trasladan sus artículos a épocas tranquilas, que hoy quisieramos vivir no solo en Chocontá, sino en el país. Gracias y esperamos leerlos y consultarlos con más frecuencia y con excelente pluma. Gracias Carlos Navarrete y Familia

  2. Que sorpresa encontrame con este brillante artículo. Debemos exaltar las virtudes de muchos educadores que han pasado por el Rufino Cuervo y de quienes nos sentimos orgullos de haber tomado sus enseñanzas.

  3. GUILLERMO ALFARO RODRIGUEZ dice:

    Mi nombre es Guillermo Alfaro, nacido en Chocontá e hijo de Agapito. Gracias a quienes escribieron tan hermoso mensaje. Me emocionó mucho el sentimiento que tienen los exalumnos de mi padre. De él heredé la vocación por la docencia, la cual estoy ejerciendo desde hace 23 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: